lunes, 12 de septiembre de 2011

Clipping y Monitoreo de Medios

Clausura de Comercios en Berazategui segun el Gobierno Provincial

El 30% de los jóvenes se inicia en el alcohol antes de los 13 años
Scioli profundiza la lucha contra
la venta de alcohol a menores


Según la última encuesta de la Subsecretaría de Adicciones bonaerense, el 30% de los
jóvenes probó el alcohol antes de los 13 años y el 50% dijo que toma al menos una vez por
semana. Se intensifican las políticas de prevención y los controles sobre los puntos de venta.
La Subsecretaría de Atención a las Adicciones de la Provincia de Buenos Aires comenzó a
renovar las licencias a los comercios que expenden alcohol, a través del Registro Provincial de
Bebidas Alcohólicas (REBA), una herramienta creada para el contralor de la oferta en el
territorio bonaerense.
Lo que preocupa al Gobierno de Daniel Scioli es el acceso de adolescentes y pre-adolescentes
al consumo de alcohol, sustancia presente en el inicio de la mayoría de las adicciones.
“El alcohol es la sustancia más consumida entre los jóvenes de la Provincia. Es de fácil acceso y no
tiene una penalidad social”, explicó el subsecretario de Atención a las Adicciones, Javier Goñi.
Para Goñi “se instaló desde hace varios años entre los jóvenes, aquello que se conoce como “la
previa” a los boliches. Es algo que conocemos todos, pero sería prudente bajar la tolerancia
social a estas prácticas de consumo que muchas veces suceden en las propias casas”.
“Con el paso del tiempo, ‘la previa’ fue mutando hasta constituirse en el fin en sí mismo. Crisis
económica mediante, al espacio característico de su práctica, el bar, fue sumándose la vía
pública y sobretodo las esferas privadas del propio domicilio. El precio del consumo en los
bares, no amortiguó el consumo, sino que lo desplazó físicamente”, aseveró Goñi.
Y subrayó que “debemos preguntarnos ¿Cómo consiguen el alcohol los menores? ¿Cuál es la
ética y la responsabilidad social de aquel comerciante que le vende alcohol a un menor?”.
Según una encuesta realizada en 2008 a 2207 chicos alumnos del nivel secundario de entre 16
y 23 años de todos los distritos de la Provincia, el 92% de los consultados menores de 18 años
había probado la cerveza; el 20% de había hecho entre los 12 y 13 años; y el 7% antes de los
12. La mitad de los encuestados dijo que por lo menos una vez a la semana, consume alcohol.
En cuanto a bebidas fuertes, el inicio en el consumo es mayor entre los 14 y los 17 años. En
esa franja estaría, más del 70% aceptó haberlas probado.
Las bebidas alcohólicas mezcladas con energizantes también figuran entre los tragos que
eligen los chicos, tanto en bares y boliches, como en la casa, donde los preparan ellos mismos.
Entre los 14 y los 17 años, el 56% contó que probó alguna bebida fuerte con energizante.
El sondeo indagó también acerca del entorno de los chicos y los niveles de información sobre
los riesgos del abuso de alcohol. El 66% aseguró que “la mayoría” de sus amigos toman en
primer lugar cerveza, en segundo vino, luego bebidas fuertes y por último las mezcladas con
energizantes. Entre el 20 y el 25% dijo que “muchos” de sus amigos toman alcohol y sólo el 1%
expresó que “ningún” amigo toma cerveza, que parece ser la preferida por los jóvenes.
Cabe resaltar que en la Provincia está prohibida la venta de bebidas con alcohol en kioscos,
polirrubros, estaciones de servicio así como venta ambulante. Entre las 23 y las 8 la prohibición
alcanza a almacenes, supermercados, despensas y similares.
Tampoco está permitido vender alcohol a menos de 200 metros de cualquier evento de
concurrencia masiva.
En la actualidad, hay 45 mil comercios inscriptos en el Registro y se encuentran habilitados en
condiciones regulares de comercializar bebidas alcohólicas. Los requisitos para expender
bebidas alcohólicas alcanzan a todos los comercios que, según esta ley, pueden registrarse
para vender alcohol, tales como almacenes, supermercados, hipermercados, locales
gastronómicos (restaurantes, deliverys, casas de comidas y rotiserías) bares discotecas y pubs.
Aquel comercio que no cuente con la licencia, puede ser multado con entre mil y cien mil pesos
y la clausura de cinco a ciento ochenta días, mientras que en el caso de que un distribuidor
proveyese de alcohol a un comerciante que no cuenta con su licencia o que la misma no esté
actualizada, recibirá una sanción de clausura (hasta 180 días) y sumas que van hasta los 500
mil pesos.
El trámite para renovar la licencia u obtenerla por primera vez puede realizarse en las
dependencias municipales. La inscripción para los locales categoría A (distribuidores),
categoría B2 (cadenas comerciales, hipermercados) y categoría C2 (bares, pubs, cervecerías)
cuesta $650 y la renovación anual de la licencia $450. En cuanto a la categoría B1 (almacenes,
despensas, autoservicios) y C1 (restaurantes, pizzerías) los montos son de $200 para la
inscripción y $100 para la renovación. Por último, para la categoría C3 (confiterías bailables y
similares), son de $2000 y $1300, respectivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada